• Tostar pan seco, cortado a trocitos en una cacerola
  • Recubrir con agua y una pizca de sal.
  • Dejar cocer al menos una hora y añadir un buen pedazo de mantequilla durante la cocción.
  • En el momento de servir, agregar una cucharada sopera de nata líquida.