• Cortar en tiras 200 gr. de cebolla y dejar que se doren en la sartén con 30 gr. de mantequilla.
  • A medio dorar, agregar 30 gr. de harina en forma de lluvia.
  • Verter dos litros de agua, un vaso de vino blanco seco y un cubito de caldo.
  • Cuando las cebollas y la harina están doradas dejar hervir 15 minutos.
  • Salpimentar.
  • Tostar en el horno una rebanada de pan por persona.
  • Poner encima una capa de queso gruyere rallado (200gr)
  • Verter el caldo (colado o sin colar)
  • Gratinar con el horno caliente.